Quantcast

Hey, Mundo

Espacio de Luis Núñez

Fidel y el desatre nuclear I parte

Nube de hongo de la bomba atómica de Hiroshima, Japón, a 18 kilómetros del hipocentro de la explosión, lanzada el 6 de agosto de 1945.

Nube de hongo de la bomba atómica de Hiroshima, Japón, a 18 kilómetros del hipocentro de la explosión, lanzada el 6 de agosto de 1945.

El comandante Fidel Castro ha salido de su reclusorio y se ha convertido en un predicador del desastre nuclear. Lo primero que se me vino a la cabeza cuando escuché sus primeras disertaciones sobre el tema fue Pedro El Ermitaño, predicando la primera Cruzada, ante el llamado del Papa Urbano II en 1095.

El comandante ahora al parecer, se ha convertido en el más entusiasta predicador del holocausto nuclear y más bien da la impresión que le gustaría ver una guerra de esta magnitud en lugar de evitarla. Albert Einstein, respondió en una ocasión a la pregunta de cómo sería una tercera guerra mundial y respondió que no sabía pero sí sabía como sería la cuarta “con palos y piedras”.

En realidad sí creo en la posibilidad de una tercera guerra mundial, pero no en las magnitudes a los que llega Fidel Casto o Einstein.

Hay un fuerte instinto de sobrevivencia. Desde la Antigüedad el hombre ha intentado crear las armas más poderosas y destructivas, hasta la llegada de las armas químicas que provocaron el horror de la humanidad. En lo que podría parecer una doble moral de niveles colosales, se firmaron acuerdos y convenciones internacionales para prohibir el uso de armamento químico después de la primera guerra muncialm cuando el hombre horrorizado por su poder decidió no utilizarlas, al menos en guerras convencionales. Es decir se podía matar al hombre de cualquier otra forma que no fuera utilizando químicos. Increíble. Como si las guerras fueran un asunto de honor.

Pero por increíble que parezca hubo respeto por estos acuerdos y en la segunda Guerra, no se utilizaron como armas. Sí se han utilizado como métodos de represión, Churchill las usó para reprimir a su ex colonia Iraq. Los japoneses las utilizaron para asesinar a millones de chinos en una masacre que los historiadores poco se han preocupado por denunciar, Hittler ya sabemos que las usó para los mismos fines. Saddam Hussein también las utilizó para masacrar kurdos. Pero en los combates convencionales no se utilizó. No imagino si todas las bombas que se utilizaron en esta guerra, hubieran estado equipadas con armamento químico y biológico. Las muertes se habrían elevado exponencialmente.

Después del la construcción y lanzamiento de la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki, la humanidad quedó perpleja del poder destructivo de la nueva arma. Nuevamente volvieron los países a firmar convenciones y a comprometerse a no utilizarlas. Douglas Mc Arthur durante la guerra de Corea, propuso lanzar bombas atómicas sobre las ciudades más importantes de China y de esa forma parar el flujo de ayuda a la rebelde Corea del Norte.

La reacción fue inmediata, y fue destituido. Claro le hicieron muchos honores pero su propuesta erizó los pelos de todo el mundo y era mejor que estuviera en su casa viviendo un retiro feliz.

Y qué decir de la crisis de los misiles de Cuba en 1962. Sí hubo una amenaza real, pero también volvió a aflorar el instinto de sobrevivencia del ser humano. Estados Unidos y la Unión Soviética se pusieron de acuerdo y los misiles, con todos y sus entretelones, fueron retirados de la Isla.

El instinto de sobrevivencia es proporcional al deseo de hacer la guerra. No ha habido década en ese siglo, para no ir más atrás, que no haya habido un conflicto que involucre a muchas naciones, que incluso no tienen nada que ver en el mismo. Desde el lanzamiento de las bombas sobre las ciudades japonesas, y la propuesta de Mc Arthur, el tema nuclear ha sido más bien un arma disuasiva que efectiva y una eventual invasión a Irán no va a activar los botones de lanzamiento.

Sí coincido en la posibilidad de una invasión a ese país. Al final de cuentas su gobierno es molesto para las potencias, supuestamente financia terrorismo, su presidente es anti israelí, usa barba, no le caía bien a George Bush, en fin ha reunido méritos para que lo invadan. Pero eso es solo ejercicios mediáticos, la realidad es otra.

Difícilmente Estados Unidos se va a aventurar a hacerlo, cuando el resto del mundo no lo apoya, incluyendo su principal aliado, Inglaterra. El resto del mundo lo que podría hacer como efectivamente han hecho siempre, sino recordemos los Balcanes, Corea, Vietnam, Irák, Afganistán con la invasión de Rusia, etc. es verlo y no hacer nada. Afganistán fue la excepción en el caso de Estados Unidos, pues fue apoyada por Naciones Unidas. Pero lo cierto es que todas estas invasiones han tenido un patrón interesante y que “los invasores” lo saben.

Saben como entrar pero no saben cómo van a salir. En este caso, Irán o Corea del Norte, por ejemplo, la posibilidad de una invasión por parte de Estados Unidos, es latente, y difícilmente será evitada por otra potencia mundial o nuclear. Pero la memoria histórica de la humanidad es limitada y cualquiera lo podría hacer principalmente Estados Unidos.

Si se da la invasión nadie se va a meter, a menos que hayan tratados de amistad, de defensa recíproca, como sí lo había antes de la primera y segunda guerras mundiales. Ese es un tema que veremos después y que tiene que ver con la posibilidad de una guerra nuclear.

Pero el invasor se encontrará con un problema peor. Irán o Corea podría recibir apoyo de quienes no son muy amigos del invasor, como paso con Corea en 1950 o Vietnam. Estados Unidos se enfrentó con el apoyo gigantesco de China y la Unión Soviética que mantuvieron el flujo de recursos para los enemigos de Estados Unidos.

Pero también la Unión Soviética invadió Afganistán, y nadie dijo nada, no hubo tercera guerra mundial, y el mundo se limitó a ver qué iba a pasar. Sin embargo los Talibanes fueron armados hasta los dientes, adivinen por quién: Estados Unidos, en lo que se consideró como una “venganza poética” por elapoy soviético a Vietnam. Así es como se mueve el mundo. Difícilmente alguien va a mover un dedo para atacar a Estados Unidos si se decide a invadir Irán, pero difícilmente podrá hacer algo más.

En Iraq y Afganistán la situación se está volviendo complicada, y nadie sabe de dónde salen los recursos para armas a los rebeldes. Es interesante que usen armas de todas las marcas que existen en el mundo incluyendo estadounidenses y nadie sabe quién se las da. ¿Es curioso verdad? En realidad las guerras mundiales han tenido otras causas, no la invasión de un país poderoso a otros más débil o menos poderoso.

Share
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios con Facebook

Dejar un mensaje