Quantcast

Hey, Mundo

Espacio de Luis Núñez

Crecen precios de las exportaciones, pero baja el volumen

Foto de elradar.net

Foto de elradar.net

Por primera vez en la historia, Nicaragua superó la barrera de los 2, 000 millones de dólares en exportaciones y se ubican en 2, 342 millones, según lo reporta el Centro de Trámites para las Exportaciones (Cetrex) en un importante repunte de la actividad exportadora nacional. Lo interesante de estas exportaciones es el peso que tienen las pequeñas y medianas empresas nacionales.

Pese a que el país tradicionalmente ha basado sus exportaciones en los mismos productos tradicionales, que todavía tienen un peso considerable, como café, carne bovina, azúcar, oro, en los últimos años se han estado produciendo y exportando productos que muestran una tendencia positiva y dan otros aires a la economía nacional: frijoles, maní, queso, pescados, frutas frescas, frutas y vegetales en conservas entre otros productos que proceden principalmente de pequeños y medianos productores y empresarios.

El hecho que cada vez más pequeños productores se integren a la producción exportadora y que a la vez haya más apoyo a este sector, pueden marcar una salida al modelo económico tradicional orientado principalmente a las exportaciones de materias primas sin elaborar o semielaboradas.

De acuerdo con el ranking de exportaciones la carne de bovino marca la pauta, con un monto exportado, medido en dólares estadounidenses, de 432 millones que representa el 18.41 por ciento de las exportaciones totales. Le sigue el café con 426.23 millones de dólares, es decir el 18.17 por ciento de las exportaciones totales. El oro en bruto que en los dos últimos años se ha disparado de precios, generó ingresos de 354.11 millones de dólares, que es el 15.52 por ciento de las exportaciones. El azúcar, otro producto tradicional se ubica en el cuarto lugar con 157.71 millones de dólares generados, representando el 6.72 por ciento de las exportaciones. Luego en orden de importancia continúan el maní, el camarón de cultivo, el queso, la leche, langostas y aceites y grasas. Todos estos productos suman 1,786 millones de dólares.

Complementariamente, un total de 560.24 millones de dólares fueron generados por un grupo considerable de productos “no tradicionales”, que llaman la atención por su diversificación ya que muchos de ellos son productos industriales o agroindustriales terminados.

Pero no hay que alegrarse tanto por estos números, ya que pueden ser engañosos. Un alto porcentaje de este crecimiento está explicado por el incremento en el precio de los productos, que en general han mostrado una tendencia al alza como el caso del café, el azúcar, el oro así como el de los alimentos en general. Sin embargo el crecimiento real de las exportaciones ha sido lento, y en algunos casos más bien ha habido decrecimiento.

Por ejemplo sin incluir zonas francas, en el 2006 las exportaciones, medidas por volumen, fueron de 1,2 millones de toneladas métricas, al año siguiente subieron modestamente a 1.36 millones, para caer el siguiente año 2008 a 1.31 millones de toneladas métricas para recuperarse en 2009 con 1.37 millones, y crecer todavía más en 2010 a 1, 58 millones. Sin embargo este año 2011, nuevamente hay un registro a la baja con 1.56 millones de toneladas métricas. En el 2004, el país registró por primera vez en su historia exportaciones superiores al millón de toneladas métricas (una tonelada métrica equivale a 22 quintales de 100 libras. Aclaro lo de cien libras ya que hay quintales de más de cien libras).

Estas cifras sobre los volúmenes de producción y exportación llaman a la reflexión ya que en cierta forma nuestra economía está dependiendo de las variaciones especulativas de los mercados internacionales que se han visto distorsionados en los últimos tres años por múltiples efectos. Esto nos hace vulnerables ante eventuales bajas de precios como es el caso del café o los granos básicos, los cuales registran niveles productivos bajos con relación al resto de países del área.

En café uno de nuestros principales productos de exportación registra un rendimiento promedio en los últimos 11 años de 10.26 quintales de café oro por manzana de acuerdo con cifras del Banco Central de Nicaragua y el CETREX. En Honduras los rendimientos andan por los 14 quintales, es nuestro más cercano referente.

En frijoles y maíz la situación no es tan diferente y la producción depende en gran medida del comportamiento climático. Lo mismo sucede con la producción pecuaria e incluso con actividades como la pesca donde dependemos de las mismas variedades, muchas de las cuales ya empiezan a agotarse o a bajar en número. De forma que cuando el gobierno afirma que este año las exportaciones crecerán hay que poner mucha atención.

Ese aumento saldría de un incremento en los volúmenes o que los precios continúen subiendo. El problema es si se pretende aumentar los volúmenes de producción, ya que no habría problema si es por un incremento en la productividad. Hay problema si se hace expandiendo las áreas de siembra presionando zonas de amortiguamento natural, lo que tradicionalmente se ha hecho, pulverizando hablando el bosque natural.

Los altos precios internacionales de la actualidad no durarán para siempre, como ha sucedido en el pasado, vendrán nuevamente una caída abrupta, y con ello la crisis de nuestros productos. No estoy muy seguro que nuestros empresarios y productores exportadores estén acumulando recursos para cuando ese momento llegue.

Share
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios con Facebook

Dejar un mensaje