Quantcast

Cambio climático, otra razón para la paz

Es indudable que el cambio climático provocará guerras importantes en el mundo, si es que no las desató ya. Pero también es cierto que este fenómeno debe ser la gran excusa para que la humanidad busque la paz, y los militares de Reino Unido dieron una razón poderosa para eso: las fuerzas armadas tienen una extremadamente alta huella de carbono.

Según reportes que llegan desde Reino Unido, un portaaviones requería más de tres litros de combustible para desplazarse 30 centímetros, es decir, un pie. Es el mismo combustible que necesita un carro normal para correr más de 40 kilómetros. Pero eso no es todo.

El almirante del ejército británico Neil Morisetti, quien habría advertido del gasto de combustible en un portaaviones, añadió que en ese mismo barco se podían consumir 20 toneladas de combustible por hora durante una jornada intensa de despegues y aterrizajes. No especificó si para hacer maniobras aéreas de práctica o en una guerra real.

Los datos del almirante, hechos públicos en la BBC, muestran el derroche de energía, y por lo tanto emisiones de dióxido de carbono (CO2, principal responsable del efecto invernadero que causa el cambio climático), en tiempos de guerra.

“En Afganistán, por ejemplo, el combustible es transportado por tierra desde Pakistán y cuando llega a su destino cuesta 10 veces más. Los convoyes son además blanco frecuente de ataques”, señala.

Y esto no incluye el desgaste económico. “Esto puede hacerse cuando el petróleo está a US$30 el barril, pero no cuando está a US$100 o US$200”, añade el reporte de la BBC.

Los datos disponibles sobre las emisiones de CO2 en una guerra no parecen muy confiables. Pero es un hecho que siempre es mejor ahorrarse 20 toneladas de combustible por hora, ya que se necesitarían mil árboles para capturar esas emisiones.

Share


Dejar una respuesta

*

Especial. Nicaragua futura: Un repaso hasta el 2100 sobre el cambio climático en Nicaragua


Especial. Bella Vista: Divididos por la política, unidos por el agua


Especial. Las Canoas: El cambio climático les transformó la vida