Quantcast
// está leyendo...

Política

Cien años de Manolo Cuadra

En homenaje al poeta Manolo Cuadra Vega, en el centenario de su nacimiento, y como un aporte al conocimiento y estudio de su obra para estudiantes y profesores de literatura, publicamos este trabajo del poeta Julio Valle-Castillo, sacado de su libro El Siglo de la Poesía en Nicaragua. Modernismo y Vanguardia (1880-1940) Tomo I, páginas 483-507. En próximas entregas, publicaremos una antología de la poesía de Cuadra Vega, de la cual en este número adelantamos dos poemas: Perfil y La palabra que no te dije; en página 12.

Dibujo de Toño López.

Manuel Antonio Cuadra Vega, quinto de los nueve hijos del matrimonio formado por la profesora Josefa María Vega Fornos, quien también escribió versos, y del próspero comerciante Manuel Antonio Cuadra Urbina, quien solía enrolarse en aquellas revueltas de la primera década del siglo, encabezadas por el general Emiliano Chamorro. Precisamente, para la Guerra del Atlántico (1909), Cuadra Urbina abandonó sus negocios y procurándole a su familia cierta seguridad la refugió en Granada. Retornó en enero de 1910, después de la caída del régimen liberal del general José Santos Zelaya.

En 1913, el combatiente fue nombrado por el gobierno conservador Comandante de Armas del puerto de San Juan del Sur, hacia donde se trasladó con la prole y hasta con una maestra para su educación privada.En 1915, los Cuadra Vega regresaron a Granada, donde el pequeño Manuel Antonio continuó su aprendizaje en una escuela del vecindario, Las Romeritos, pasando luego al Colegio Salesiano. En 1919, mientras su familia se establecía en Masaya, quedó interno en el mismo colegio para cursar telegrafía y radiocomunicaciones.

El 10 de enero de 1920 murió la madre, víctima de tuberculosis, provocándose una crisis sentimental y disolución familiar que marcaría al adolescente por siempre. Entonces, de 1922‑1924, para colaborar con su padre, trabajó como auxiliar en la Oficina de Telégrafos de Masaya. En 1925 arrancaron sus avatares y aventuras políticas, bélicas e idealistas al incorporarse como soldado a las tropas del general Humberto Pasos Díaz y amotinar a sus compañeros, que demandaban salarios atrasados, por lo que conoció por primera vez la cárcel.En 1927 aparecieron sus poemas primigenios en los periódicos San Fernando, de Masaya, La Noticia Ilustrada y La Semana, de Managua, donde fue presentado por un conocido de infancia, José Coronel Urtecho. La presentación dice:Manolo Cuadra fue a San José de Costa Rica a pie.
Es boxeador amateur y amateur poeta.Aquí donde confunden al poeta con el enamorado, con el músico y con el orador da lástima decirle poeta a ese muchacho sano y fuerte que hace versos como si diera papirotazos.Las flores que lanza alguna rara vez parecen lanzadas con honda.

Manolo Cuadra: hondero de palabras.Un poco pesimista – ¡y tan muchacho!- puso knock-out a su yo romántico tropical. Al sudor que le queda en la frente le llama lágrimas.Manolo es constructor. Hace de versos muñecos de cuerda, fores chicos y bombillas eléctricas. De los feos actos suele hacer pequeñas máquinas. El sentimiento no se ve pues se hace movimiento. Manolo Cuadra pertenece al team nuestro, poetas vanguardistas. Luis Alberto Cabrales, que también pertenece al team, dijo que el gran padre Pallais y José Coronel Urtecho (yo) somos de los “mejores poetas” de Nicaragua. Es cierto. Y él también y Manolo. Sin pretensiones, poetas en el nuevo sentido de la palabra, temporáneo y limitado, poco importante. Como si yo dijera que somos el mejor club de fútbol.

La poesía es un sport espiritual –una bonita manía.Pero Nicaragua –país fecundo- tiene sus grandes poetas –poetas de grande- poetas esféricos, de ribetes eternos- Don Rubén, Don Santiago, Don Manuel, Don Ramón. ¡¡¡Pon…Pon!!!Es aquí que Manuel Antonio Cuadra Vega cambiará su nombre por el de Manolo Cuadra y se convertirá en uno de los miembros más representativos y controversiales, incluso para el mismo grupo, del Movimiento de Vanguardia. Es el otro gran ausente de Granada, debido a su movilidad laboral por Rivas (1928), Masaya y Tipitapa (1929), Las Maderas y Las Banderas (1930-31) y Managua.

Poeta fundador de la moderna narrativa nicaragüense, novelista y cuentista testimonial, ensayista epistológrafo, comentarista deportivo y periodista.En 1932 se enroló en la Guardia Nacional, siendo de inmediato transferido sucesivamente a Quilalí, El Jícaro, Ocotal y Teotecacinte, Las Segovias, a luchar contra las fuerzas campesinas y anti intervencionistas del general Sandino, experiencia que se registrará en sus cuentos Contra Sandino en la montaña (1942). En 1935 dejó la G.N., se afilió al Partido Trabajador Nicaragüense (PTN) y se declaró admirador de Sandino y de su gesta, dedicándose al periodismo y a escribir una obra sobre el guerrillero, convirtiéndose así en uno de los primeros intelectuales de izquierda de Nicaragua, muy sui géneris; ex conservador, ex guardia nacional y cristiano. Al lado de su hermano, el teniente Abelardo Cuadra Vega, participó en la sublevación de oficiales contra el jefe director de la Guardia, el general Somoza García, y fue encarcelado. Sus ex compañeros vanguardistas gestionaron ante el presidente Juan Bautista Sacasa y el general Somoza García y consiguieron su libertad, mientras su hermano Abelardo era procesado y condenado a muerte, conmutándole posteriormente la pena.

Integrante del Comité de Huelgas de 1936, opositor inquebran­table de la naciente dictadura y del régimen de Somoza García, en 1937 fue confinado a Corn Island con otros militantes del Partido Trabajador de Nicaragua y a su regreso a Managua escribió Itinerario de Little Corn Island. En 1938, a raíz de la división del PTN, se marchó a trabajar como peón en las bananeras de Costa Rica.

La década del 40 la pasó entre cárceles, confinamientos, en la Editorial y Círculo de Letras Nuevos Horizontes, en el Hotel Ayala y en redacciones de diarios y revistas (“Bombas de Mano… lo”, “Con DDT”, “Suceda lo que suceda la dictadura caerá…” y “Santo y Seña”). Hizo una que otra salida a Costa Rica. En 1945 publicó su diario de prisión o novela humorística, Almidón. Había formado pareja y hogar con Edith Ayala, con quien tuvo tres hijos. El 13 de octubre de 1949 se publica el manifiesto de UNAP y entre los firmantes, el primero es el poeta Manolo Cuadra. En 1950 realizó un anhelado y proyectado viaje a Nueva York, viviendo unos meses al lado de sus hermanos Luciano y Gilberto.En 1951 salió nuevamente exiliado, ahora a El Salvador.

En 1952, sus camaradas deL partido socialista le organizan un viaje a Europa con el objeto de conocer el sistema comunista, pero, a media gira, se regresó. En agosto de 1954 es de nuevo desterrado a Costa Rica por órdenes del general Somoza García y en octubre de 1955 aparece su único libro de poemas, Tres amores, mientras trabaja como columnista en los diarios firman­do con el seudónimo de Sergio Corazain.

Casado por segunda vez, ahora con Ruth Waters, procreó tres hijos. Intervenido quirúrgicamente en el Hospital del Seguro Social de San José, se le diagnostica un cáncer renal. Regresa a Managua, a mediados de 1957, y fallece a las 4 y 15 p.m. del 14 de noviembre del mismo año. En 1995 se recogieron y seleccionaron sus cartas y ensayos políticos y de crítica de arte bajo el título El gruñido de un bárbaro, Managua, Editorial Nueva Nicaragua, introduc­ción y notas de Julio Valle‑Castillo.

Bibliografía Libros de poemas: Tres amores. Managua, Editorial Krumen, 1955. Segunda edición: Tres amores. Managua, Editorial Nueva Nicaragua, 1992. Edición y prólogo de Julio Valle-Castillo y epílogo de Mario Cajina-Vega.Antologías: Nicaragua Lírica. Santiago de Chile, Editorial Nacimiento, 1937, por Isidro Augusto Oviedo y Reyes. Poesía nicaragüense. Managua, Editorial Nuevos Horizontes, 1948, por María Teresa Sánchez. Antología de la poesía centroamericana. Perú, Editora Latinoamericana S.A., 1960. Poesía revolucionaria nicaragüense. México, Ediciones Patria y Libertad, 1962, por Ernesto Cardenal y Ernesto Mejía Sánchez. Sus mejores poemas (Antología de Manolo Cuadra). Managua, Ediciones del Club del Libro Nicaragüense, 1962. Antología. Managua, Editorial Nicaragüense, 1963. 100 poemas nicaragüenses, El Pez y la Serpiente, Managua, núm. 4, enero de 1963. Antología de sonetos nicaragüenses, Ventana, León, año IV, núm. 19, octubre‑diciembre de 1963, por Mario Cajina‑Vega y Fidel Coloma. Poesía nicaragüense, La Habana, Casa de las Américas, 1972. Selección y prólogo por Ernesto Cardenal. Nueva antología de la poesía nicaragüense. Managua, El Pez y la Serpiente, 1972. Antología general de la poesía nicaragüense. Managua, Ediciones Distribuidora Cultural, 1984, por Jorge Eduardo Arellano. Flor y canto. Managua, Centro Nicaragüense de Escritores, 1998, por Ernesto Cardenal. Solo en la compañía. Selección e introducción de Lizandro Chávez Alfaro. Managua, Editorial Nueva Nicaragua, 1982. (Segunda edición: La Habana, Casa de las Américas, 1992). Hija del día, artes poéticas nicaragüenses, Managua, Editorial Nueva Nicaragua, 1994, por Julio Valle‑Castillo.Estudios sobre el autor: José Francisco Borgen: Manolo Cuadra y su poesía. La Estrella de Nicaragua, Managua, 30 de julio de 1950. Julio Ycaza Tijerino: La poesía y los poetas de Nicaragua. Managua, Ediciones de la Academia Nicaragüense de la Lengua, 1958. Pablo Antonio Cuadra: Torres de Dios. Managua, Ediciones de la Academia Nicaragüense de la Lengua, 1958. José Cuadra Vega: Manolo: sus últimos días. La Prensa, Managua, 16 de noviembre de 1958. Fernando Centeno Zapata: Manolo Cuadra. Poeta del Pueblo, el Mar y el Amor. Managua, Ediciones del Club del Libro Nicaragüense, 1964. José Calatayud Bernabeu: Manolo Cuadra (El Yo y sus circunstancias), Managua, 1968. Homenaje a Manolo Cuadra en Cuadernos Universitarios, León, Nicaragua, segunda serie, núm. 9, junio de 1974, con textos de Napoleón Fuentes y Mario Cajina-Vega. Flora Ovares y Margarita Rojas, El sello del ángel, ensayos sobre literatura centroamericana. Heredia, Euna 2000. Y Pedro Xavier Solís: El Movimiento de Vanguardia de Nicaragua. Análisis y antologías. Managua, Colección Cultural de Centro América. Serie literaria Núm. 11, 2001.



Discusión

2 comentarios para “Cien años de Manolo Cuadra”

  1. Necesito el poema Almidón de Manolo Cuadra. Dónde lo puedo encontrar. Gracias.

    Publicado por FRANCISCO CASTILLO | Septiembre 10, 2010, 21:27
  2. Manolo Cuadra Vega tambien es el autor del ” Memorandum basico sobre el Gral Moncada ” publicado en la prensa en Nicaragua el 28 de feb de 1945 que a pesar de haber combatido militarmente contra él en la revolución constitucionalísta de 1926-27 y adversario politico del ex-presidente supo apreciar con hidalquía sus dotes de escritor, militar y hombre público al servicio de su patria al describir en su memorandum en las honras fúnebres que se le tributó al ex-presidente de Nicaragua.

    Publicado por Roberto Moncada | Abril 25, 2013, 18:27

Comentar

XHTML:Etiquetas permitidas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>