Quantcast

Hey, Mundo

Espacio de Luis Núñez

Le entiendo más a Cantinflas

ALberto Guevara Obreg—nCreo que Cantinflas nos pudo haber explicado mejor la enorme subejecución del presupuesto del 2009, que los funcionarios de gobierno orteguista.

Recientemente el ministerio de Hacienda y Crédito Público, puso en su página web el informe sobre la desastrosa ejecución del presupuesto de la República en lo que va del primer semestre, lo cual indica un nivel de ejecución del gasto de capital de apenas 31.8 por ciento, cortado al 30 de junio. En esa ejecución hay instituciones con proyectos que tienen cero ejecución en gasto de capital como Hambre Cero. El pomposo programa con que el gobierno anunció su política al agro. Pero si resulta alarmante esta subejecución, más alarmante resulta la explicación de los funcionarios del gobierno que raya en lo ridículo y en los risible.

“Si ustedes hacen una comparación entre la ejecución y la programación para el semestre, es distinto a que ustedes tomen la ejecución contra el presupuesto total”, dijo nuestro primer candidato al Cantinflas del año, Alberto Guevara, ministro de Hacienda y Crédito Público. Si alguien puede explicarme qué quiso decir el ministro por favor le suplicaría que me lo aclare.

Y si esto es incomprensible, veamos lo que dice el flamante presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, Wálmaro Gutiérrez, “los presupuestos, en sus gastos, se van por programación, es decir la programación de gastos en un determinado período”, mucho más claro. De verdad que sí.

Pero lo más irrisorio es la justificación que da el gobierno a este enorme desajuste del presupuesto. Según Bayardo Arce asesor “económico” del gobierno, los datos cortados al 30 de junio “son totalmente desfasados” por que son de hace un mes. Además dice que le “extraña” que el diputado Francisco Aguirre Sacasa haya sacado esos datos, cuando sabe que puede consultar al Sigfa, y como estamos en un artículo surrealistas e incomprensible, les dejo la duda de qué es el Sigfa. Solo les comento que si es algo tan sencillo colocar al día las ejecuciones presupuestarias en un Sigfa, porqué no lo colocan en el sitio del Ministerio de Hacienda todos los datos actualizados hasta el último día entonces. Simple, la ineficiente burocracia del gobierno nicaragüense no tiene capacidad para hacerlo. Sino imaginemos a todos los ministerios con sus centenares de direcciones, departamentos, entidades autónomas, proyectos, etc. procesando toda la información diaria o semanal de su ejecución presupuestaria.

Pero ademàs imaginemos a “todo” el equipo del Sigfa, procesando toda esa información para mantenerla al día. La mitad del presupuesto tendría que ponerse a disposición de este equipo de estadísticos. Para muestra un botón, el Ministerio Agropecuario y Forestal es un ministerio promedio, que cuenta con 16 direcciones generales, que incluyen Relaciones públicas, acceso a la información pública, el programa Conagro (no, no por favor no confundan aquella empresa de los Centeno Roque, esa era Conagra), la asesoría jurídica, entre otras. Cada una de ellas está subdividida en 37 dependencias subordinadas, sin contar con el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropeuaria (INTA) y el Instituto Nacional Forestal (INAFOR) que son casi ministerios con otra gran cantidad de dependencias. Se imaginan la cantidad de información que esta entidades tienen que procesar para mantener al día con la el informe de ejecución de sus respectivos presupuestos. Debe ser de lo más sencillo, al decir de Bayardo Arce.

Pero sigamos viendo más de las genialidades del gobierno justificando su ineficiencia. Resulta que el mencionado Hambre Cero, lleva prácticamente cero ejecución, de lo cual 7 por ciento es del gasto corriente. Seguro que es para pagar la corriente eléctrica. Pero bueno, según Wálmaro Gutiérrez, este programa lo que tiene no es subejecución, sino una “desaceleración programada”. Qué bárbaro que soy, ahora sí entiendo todo. Estamos frente a un gobierno genial que todo lo tienen “fríamente calculado”.

Es decir que a junio no ejecutaron nada porque están pensando en beneficiar al doble de familias de las que habían inicialmente contemplado. Esto es que ahora atenderán a 30 mil familias en lugar de 15 mil. Y todo lo van a hacer en lo que resta del año. Y para hacer esto se les ocurrió la supergenial idea de “detener un poco la ejecución del programa y revisar el monto del Bono Productivo Alimentario”. Increíble, más que increíble. Es decir el gobierno viene a decirnos que durante seis meses completitos, no es que detuvieron un poco el programa, si no que no ejecutaron nada, ni siquiera lo echaron a andar. Un programa de 268 millones de córdobas lo están revisando y en los próximos seis meses van a atender a 30 mil familias (el doble), lo que suponemos, por simple razonamiento aritmético, que también van a duplicar los recursos, y en la próxima reforma al presupuesto este programa tendrá 536 millones de córdobas para ser ejecutados en unos cinco meses.

Con esto podemos deducir que el gobierno no ha ejecutado la reparación de una gran cantidad de carreteras y caminos productivos que no se están reparando y que ni siquiera se avanzó un centímetro en todo el primer semestre, porque seguro están contemplando aumentar todavía más los proyectos de construcción.

Creo que la lógica del gobierno apunta a que estemos tranquilos y que no tenemos que preocuparnos, “pues es decir o sea que, bueno, es posible que no todo salga como lo piensa todo el mundo, que no es necesariamente lo que nosotros tenemos totalmente calculado”.

Share
Etiquetas: , ,


Comentarios con Facebook

Dejar un mensaje